Tipos de Autónomos en España

Si te has decidido a trabajar por cuenta propia o lo que es lo mismo, como autónomo, debes tener claro cómo hacerlo y conocer cuáles son las ventajas y desventajas, así como también conocer cuáles son los tipos de autónomos en España.

Veamos rápidamente:

Trabajadores autónomos: Este es el que gestiona un negocio pequeño, por lo general tiene su nombre y puede o no contratar empleados. Estos cotizan por actividades profesionales del Impuesto de Actividades Económicas IAE.

Hay dos clasificaciones dentro de este tipo de autónomo: Los de actividades empresariales, los deportistas y artistas. Los primero cotizan por el IAE o por módulos, como por ejemplo los gimnasios, taxistas, transportistas, peluquerías y otros; mientras que los segundos pertenecen a un grupo especial de IAE que son los que se dedican al teatro, cine, circo, televisión, música y actividades deportivas.

Los profesionales autónomos que trabajar en profesiones denominadas como liberales que están incluidas en el IAE. Aquí se encuentran los profesionales autónomos colegiados como médicos, ingenieros, veterinarios, etc. También se incluyen los profesionales no colegiados como diseñadores, maquilladores, programadores, traductores, que son quienes no tienen un colegio profesional.

Los autónomos societarios son los que regentan una sociedad, debido a que su negocio tiene buenos volúmenes de ingresos y las figuras de los dos tipos de autónomos anteriores no les son suficiente para seguir creciendo en su actividad de negocios.

Este tipo de autónomo está obligado a tributar con base imponible superior al del resto de los tipos de autónomos que existen.

Autónomos económicamente dependientes  son los denominados TRADE y trabajan para un cliente. Algunos les dicen falsos autónomos ya que es una figura que está muy comprometida con empresas para evitar que estas paguen el seguro social a los empleados.

Una de las principales características que lo describen es que facturan el 75% o más a un solo cliente, no tienen empleados o trabajadores a su cargo y tienen derechos a vacaciones no remuneradas.

Los autónomos colaboradores son los que se dan de alta en la seguridad social junto a familiares o cónyuges, es válido hasta de segundo grado de consanguinidad.

A estos autónomos los diferencian del resto porque no hace declaraciones de IVA y tampoco pagos fraccionados del IRPF.

Los autónomos agrarios son los que están dedicados a las actividades agrícolas y cotizan por el Sistema Especial para Trabajadores Agrarios por Cuenta Propia (SETA). Este es un mundo distinto y bastante diferenciada del resto de los otros 5 tipos de autónomos que existen.

Fuente:
https://yosoyempleo.es/tipos-de-autonomos/

¿Quién inventó las bicicletas Chopper?

Las bicicletas son artículos que todos hemos tenido en algún momento nuestra vida. Muchos no hemos dejado de tener una en casa, pero si vas más allá y el mundo sobre dos ruedas es tu pasión, seguro ya sabrás de las mundialmente famosas Chopper.

Historia

Normalmente cuando hablamos del inventor de la bicicleta, nos referimos al alemán Karl Drais, que en 1817 piensa en la bicicleta como un medio de transporte personal impulsado por la fuerza de las piernas del conductor. Muchas cosas han cambiado hasta hoy y vemos cómo las funciones y prestaciones de las bicicletas son muy variadas.

Las bicicletas Chopper fueron realmente populares en los años 70’ por su diseño. Eran conducidas mayormente por niños y al ser más bajas que el resto de las bicicletas, suponían mejor seguridad y evitaban las caídas. Con el tiempo y la llegada de los años 80’ y 90’ este tipo de bicicletas para niños entraron en desuso y empezaron a ser reemplazadas por modelos más altos y más proporcionales al cuerpo de un adulto.

El motor y las dos ruedas

Si lo tuyo es la velocidad y los motores, seguramente las Chopper no te pasan desapercibidas, ya que su diseño y estilo está inspirado en el más puro estilo rockero y veloz. Estas motocicletas se caracterizan porque son considerablemente más bajas y su manubrio es más grande largo que el del resto de las motocicletas.

Sus llantas se diferencian porque la delantera es más delgada y alta que la trasera para proporcionar mayor alcance y velocidad en el arranque. Su peso es más bajo que el de cualquier otra bicicleta porque el tanque de combustible tiene menor capacidad. Accesorio como el guardabarros, luces, asiento trasero y parabrisas son más pequeños, y en algunos casos, fueron quitados del todo para proporcionar mayor ligereza a la moto.

Las motocicletas Chopper vienen a ser la versión con motor y más sofisticadas de las bicicletas Chopper y en Estados Unidos sufrieron de una popularidad no vista en Inglaterra, su país de origen. Luego de la segunda Guerra Mundial, los ex combatientes americanos se dieron cuenta que las motocicletas de su país era más pesadas y lentas que las de Europa.

Fabricantes como Harley Davidson e Indian incluían en sus modelos todo tipo de accesorios que le hacían ganar peso a la motocicleta, y con esto, lentitud. En  vista de ello, los americanos decididos a apostar a la velocidad, acabaron por minimizar al máximo estos accesorios o quitarlos sin eran innecesarios.

Asimismo, fabricantes como Harley- Davidson, Indian motorcycle y Yamaha no han dejado de producir este modelo. Hoy en día siguen siendo realmente populares y en muchos casos son esa pieza de colección en el garaje de nuestro padres y abuelos.

Muchas son fabricadas desde cero o reconstruidas desde un modelo anterior y es muy común verlas rodar por las calles de la ciudad y muchos aficionados organizan competiciones o grupos sociales que giran en torno a este tipo de motocicleta, sus partes, repuestos, accesorios y todo lo relacionado al mundo de las motocicletas en los años 60’ y 70’.

Darse de alta en la Seguridad Social ¿Cómo hacerlo?

Para que puedas trabajar de manera legal en España es necesario darse de alta en la Seguridad Social, te contamos cómo debes hacerlo. Si estás empezando a activarte en el mercado de trabajo en este país, debes saber como darse de alta como autónomo para que puedas cotizar y de esa manera poder obtener los beneficios que otorgan los servicios del Estado.

Quiénes solicitan darse de alta en la seguridad social

En realidad, cualquier persona o trabajador que resida en España puede hacerlo, es obligatorio para los empresarios y trabajadores autónomos. Los que tienen empleados a su cargo deben hacer por ley.

Si eres autónomo igualmente tienes la obligación por ley de hacerlo.

En cuanto a los trámites que hay que hacer para que el registro sea efectivo, debes presentar tu documento de identidad, en el caso de ser nacional debes presentar tu DNI o, el pasaporte y tarjeta de extranjería NIE. Debes además mostrar un informe con el modelo TA1 que debe estar firmado tanto por el trabajador como por el empresario.  

Estos requisitos de registro se presentan en la oficina de Seguridad Social o Hacienda, justamente en la ciudad donde te encuentras empadronado y ejerciendo tu labor. Para ello, lo más aconsejable es que pidas una cita con antelación, que puedes hacerlo a través de su portal en Internet. Los pasos a seguir son sencillos y muy intuitivos. De esta manera te ahorras el estar haciendo colas y perdiendo tiempo innecesario.

El tiempo que tarda es relativo, pero por lo general, recibes una respuesta en los próximos 45 días hábiles. En el caso de haber transcurrido este período de tiempo sin recibir una respuesta satisfactoria por parte de la Institución, debes revisar que los datos que hayas otorgado está correctamente asentados, ya que lo más seguro que se haya presentado un fallo por esta causa. Una vez hayas corregido el proceso continúa su curso sin problemas.

Cuando hayas completado el proceso ya estás activo para la Seguridad social por lo que puedes trabajar y cotizar según ordenan los regimientos del Estado. Esa es una de las ventajas de ser autónomo en España.


Esta corresponde a una licencia que es permanente y exclusiva, de manera tal que puedes beneficiarte directamente de los servicios que esta ofrece, sobretodo en el área de la salud.

Es esta la forma como puedes trabajar legalmente, bien si eres contratado por una empresa   o si lo hacer por cuenta propia.